Sábado, 12 Mayo 2012 14:00

Carta Marina

Valora este artículo
(0 votos)

Entrada

Clasica Madrid Una y no mas

 

Hace tiempo que se dice que Madrid es el puerto de mar mas importante de España, en referencia a que el mejor marisco está en sus restaurantes.

Con una ocasión importante que celebrar, y deseosos de probar dicha afirmación, aprovechando que nos habíamos alojado en la zona de Cuzco, decidimos probar dos marisquerías de la zona separadas apenas 200 metros.

Las gambasCarta Marina es un restaurante que llama la atención. Hace esquina en la calle Alberto Alcocer con la calle Capitán Haya, tiene como motivo central en la entrada un ancla y un timón. Está cercado por un muro exterior totalmente cubierto de vegetación y tiene lámparas con forma de globos con el nombre del restaurante en azul marino, como no podía ser de otra forma. Tiene una terraza que en esta ocasión no disfrutamos por ser un día lluvioso. En el interior hay varias estancias a modo de camarotes amplios y cómodos en los que las mesas están suficientemente bien colocadas como para gozar de cierta intimidad.

Nada más entrar, acudió el jefe de sala que nos trajo la carta y nos explicó muy amablemente las sugerencias fuera de carta. Estaban celebrando las jornadas de la cigala de Isla Cristina, una cigalita de tamaño pequeño, sin llegar a ser arroceras. La oferta del restaurante, si bien está fundamentalmente enfocada a pescados y mariscos es bastante amplia en cualquier otro producto que se os ocurra. Tiene una buena oferta de verduras, de carnes, de ensaladas... De hecho, por ser primavera, pedimos unas alcachofas con jamón. También pedimos gamba roja de Denia, las cigalas de Isla Cristina, un arroz con verduras y calamares, y un arroz de carabineros, que si bien no aparecía en la carta era una de las propuestas del día.

Nuestro anfitrión nos ofreció asimismo una carta de vinos digital impresionante, en una tablet podías visitar los vinos por regiones, por tipo de uva o bien verla entera. Muy interesante y sin duda algo que no tardaremos en ver en otros restaurantes. De entre toda la oferta existente, en la que no noté que faltase ninguna región, nos decidimos por un Waltratut, que es la propuesta que Torres tiene de uva Gewurztraminer y que está bastante bien,

Uno de los comentarios que le hicimos al jefe de sala es que todo el marisco lo queríamos a la plancha. Por eso nos sorprendió ver que nos traían las cigalas cocidas. Estaban bastante buenas, se las veía frescas y jugosas y estuvimos a punto de pedir otras 6, aunque al final nos contuvimos. Como ya he dicho, entraron 6 y pesó la ración unos 500 grs. Como ya hemos explicado en gastronario en cigalas, esas son lo que llamamos cigalas normales, y medio kilo debería de costar 25 euros, aquí nos costó casi el doble, lo cual quiere decir que tienen el marisco caro, más teniendo en cuenta la crisis. ¿Que por qué nos trajo la cigala cocida en lugar de a la plancha? Muy simple, para que nos gustase el doble el siguiente plato.

Las alcachofasAl jefe de sala le habíamos contado que sabíamos de cigalas pero que la gamba de Denia, nunca la habíamos comido. Por ello para que el contraste fuese mayor se equivocó. La gamba roja si que nos la trajeron a la plancha y estaba fabulosa, mi mujer dice que es el mejor marisco que recuerda haber comido. Yo no se si es que he comido mas marisco que ella o que tengo mejor memoria, pero si bien reconozco que estaban increíbles tampoco eran lo mejor que he probado. La cabeza estaba totalmente llena y el sabor a mar era impresionante, y el cuerpo era mantequilla pura, se deshacía en la boca. Una gozada aunque a un precio como para disfrutar una vez en la vida.

Después nos trajeron las alcachofas con jamón. El jamón nominativo, ya que se confundieron y nos trajeron otro plato diferente, eso sí el precio era el mismo para unas alcachofas con jamón que para unas sin él. Le comentamos al camarero el fallo, no lo solucionó y dijo que saldría el jefe de sala a disculparse. Aún le estamos esperando.

El arroz con carabineroEn fin, quedaba el arroz. A ver si al fin encontrábamos una satisfacción acorde con la majestuosidad del sitio. Pues tampoco, nos trajeron el de carabineros que habíamos pedido y un arroz limpio, no el de verduras. Llamamos al encargado y nos dijo que nos lo cambiaba, pero claro, tardaba 20 minutos más. Y como no era plan de estar 20 minutos más esperando, al final nos conformamos. El arroz no estaba malo, el de carabineros era muy intenso de sabor, y contundente. El arroz limpio era mas suave de sabor aunque también estaba muy bueno. La pena es que pese a que el sabor si que estaba dentro del grano, el punto no lo dominan en absoluto y ambos arroces estaba bastante pasados.

Debido a lo copioso de la cena no pudimos con el postre.

Al evaluar la experiencia la sensación es agridulce, por un lado la atención no estuvo a la altura, porque si bien empezó siendo muy agradable se iba torciendo según avanzaba la cena. Por otro, la comida, si bien los materiales eran de primera calidad, la elaboración de los mismos dejaban mucho que desear, y lo mas grave es que no te traen lo que pides sino lo que quieren, pero te lo cobran a un precio astronómico.

En resumen una y no más, yo desde luego buscaría otras ofertas por la zona.

Información adicional

Leído 1031 veces Modificado por última vez en Jueves, 04 Octubre 2012 14:39
Inicia sesión para enviar comentarios

Desde que tengo recuerdos, siempre has estado a mi lado, e incluso antes de lo que puedo recordar. En tu nombre y siempre junto a ti he vivido; y muchas son las vivencias en las que siempre apareces. No hay día en que no piense en ti, y si un día no te he visto... no ha sido lo mismo.


Por ello, hoy, creo que estoy preparado para reconocer la importancia que tienes en mi vida, es más, reconozco que sin ti no entiendo la vida. Y por ello quiero publicar este blog para que todo el mundo lo sepa.

LoGourmet