Sábado, 26 Noviembre 2011 00:17

Llantén

Valora este artículo
(0 votos)

entrada

De Autor Valladolid Sublime

 

Sin duda este fue el restaurante que me hizo comprender que el valor de una experiencia gastronómica no tiene que ver con el precio.  y que comer es mucho mas que alimentarse.

El restaurante que nos ocupa hoy es un restaurante situado en una finca en un pinar a las afueras de Valladolid. Una vez atravesada la puerta de entrada se accede a un precioso jardín, desde el que se accede al restaurante. La decoración es rústica, con suelo de cerámica roja, con grandes vigas de madera vista, de estilo tradicional castellano con las paredes encaladas de blanco. Hay una gran barra presidiendo la entrada, y hay dos comedores a la derecha y a la izquierda, el de la derecha, mi favorito, tiene una chimenea, que aporta a la experiencia gastronómica un plus de calidez. La luz, tenue, para acompañar con intimidad la experiencia.

El JardnEl estilo de la cocina es cocina de autor, innovadora, donde las técnicas de cocina respetan totalmente el producto, que siempre es de calidad. La primera vez que fui a este restaurante hace cinco años ya, me sorprendió la forma de cocinar. Por ejemplo, uno de los platos que pedimos en aquella ocasión fue un langostino a la plancha. El concepto es simple, un langostino de máxima calidad, de buen tamaño, pasado por el calor de la plancha para cocinarlo, respetando los tiempos para no achicharrar un producto de tanta entidad. Pues tenía un plus y es que el langostino, al que se le había despojado de su piel, se le había dotado de una nueva mediante su rebozado en un polvo de un montón de ingredientes, entre ellos frutos secos y especias, que aportaban sabor y textura. Y todo ello presentado de forma magistral.

En otra ocasión pedimos un plato de verdura, y junto a las verduras en el centro había un helado de pimiento rojo. No alcanzo a describir el descubrimiento que fue para mí la mezcla entre las verduras tibias y el helado cremoso y frío, no dulce, de pimiento.

Cada visita a este santuario de la creatividad gastronómico es una aventura a descubrir nuevas sensaciones y nuevas interpretaciones de materias primas conocidas unas veces, como la verdura, el pato, o la presa ibérica y otras veces sorprendentes como el pez limón, o la bertorella.

En esta ocasión llamamos para reservar, no porque pensásemos que hubiese problemas de sitio, sino porque como el pan es recién hecho, hay que darles la oportunidad de que te lo vayan preparando. Llegamos y como siempre, nos recibieron cálidamente, y nos acomodaron en la mesa junto a la chimenea, que ya tenían encendida. Y nos comentó que pese a lo malo de la temporada de setas, les acababan de traer una caja de boletus. Decidimos tomar una ración de boletus a la plancha, seguimos con unas alubias con pulpo a la brasa, un arroz de perdiz, y de segundos mi mujer pidió bonito, y yo pluma ibérica.

Arroz con_perdizEl boletus a la plancha, espectacular, en su punto, casi crudo, pero marcado para sacarle el sabor del tostado, y muy bien salado. Impresionante los toques de avellana, la textura resistente a la mordida pero blando a la vez. Una delicia que me hace añorar una temporada de setas que este año ha sido bastante mala. Un producto de tal calidad, que le pedí por favor que me vendiese uno para hacermelo en casa.

Las alubias con pulpo, firmes no deshechas, resistentes al mordisco pero blandas y con todo el sabor de un pulpo a la brasa que pese a ser de un pulpo grande, dado que por fin los pescadores tienen cabeza y no pescan pulpos pequeños, estaba blando y jugoso.

El arroz con perdiz, simplemente perfecto, cada grano perfectamente cocinado, guardaba en su interior el sabor del caldo en el que se había hecho. Los tropezones añadían un plus de textura, que no de sabor, ya que no era necesario. El cocinero, nos metió en el arroz un muslo de pichón para que lo probáramos también... seguramente el próximo día pida pichón.

En cuanto a los segundos el bonito estaba dorado y crujiente por el exterior y crudo y poco hecho por dentro como debe hacerse y es uno de los mejores bonitos que he probado, porque estaba jugoso y no seco como suele quedar el bonito. En cuanto a la pluma tambíen estaba muy jugosa.

Otro de los atractivos de este restaurante es la interminable carta de vinos que tiene. Algunos de los mejores vinos que he probado han sido en mis visitas a este restaurante. En esta ocasión le pedimos al sumiller que nos trajese algo sorprendente y nos sorprendió con un vino argentino, un tinto de una variedad de uva, Malbec, que no conocía y que me sorpredió agradablemente, por su ausencia total de acidez, una fruta presente en su paso en boca y un postgusto pronunciado. Se llamaba Punto Final.

BonitoDebido a lo copioso de la comida, no pudimos probar sus deliciosos postres, pero os aconsejo encarecidamente que pregunteis por sus sorbetes, el sorbete no es como se suele pensar, un granizado. Es el helado que no lleva materia grasa y que se hace a partir de agua, vamos sería como un polo o un flash. Yo tomé hace tiempo uno de manzana ácida sencillamente impresionante, y siempre tienen alguno sorprendente. También como opción al postre dulce, en invierno, ya que el calor del verano no es bueno para ello, tienen una mesa de quesos, y suele ser una buena idea contenerse un poco en la comida para disfrutar como cierre de una degustación de quesos que también son inolvidables.

En resumen, un sitio paradisíaco, maravilloso, y sin duda sublime, donde la calidad está muy por encima del precio final, sin embargo, dado esta calidad, el precio, sin ser un restaurante excesivamente caro, no es para ir todos los días.

Información adicional

Leído 2295 veces Modificado por última vez en Sábado, 04 Febrero 2017 18:16

3 comentarios

  • Enlace al Comentario Gian Rende Viernes, 06 Junio 2014 20:27 publicado por Gian Rende

    He tenido la gran suerte de haber comido allí con unos grandes amigos y es genial. Lo que cuenta esta critica me resulta muy familiar porque es prácticamente lo que yo he experienciado en este lugar.

  • Enlace al Comentario Gian Rende Viernes, 06 Junio 2014 20:27 publicado por Gian Rende

    He tenido la gran suerte de haber comido allí con unos grandes amigos y es genial. Lo que cuenta esta critica me resulta muy familiar porque es prácticamente lo que yo he experienciado en este lugar.

  • Enlace al Comentario Gian Rende Viernes, 06 Junio 2014 20:27 publicado por Gian Rende

    He tenido la gran suerte de haber comido allí con unos grandes amigos y es genial. Lo que cuenta esta critica me resulta muy familiar porque es prácticamente lo que yo he experienciado en este lugar.

Inicia sesión para enviar comentarios

Desde que tengo recuerdos, siempre has estado a mi lado, e incluso antes de lo que puedo recordar. En tu nombre y siempre junto a ti he vivido; y muchas son las vivencias en las que siempre apareces. No hay día en que no piense en ti, y si un día no te he visto... no ha sido lo mismo.


Por ello, hoy, creo que estoy preparado para reconocer la importancia que tienes en mi vida, es más, reconozco que sin ti no entiendo la vida. Y por ello quiero publicar este blog para que todo el mundo lo sepa.

LoGourmet