• ¿Recordar contraseña?
    • ¿Recordar usuario?
    • Crear una cuenta
    • O accede usando tu cuenta de
  • Regístrate
Domingo, 07 Agosto 2011 13:17

La Dama de la Motilla

Valora este artículo
(1 Voto)

imagen

Clasica Valladolid Sublime


Sin duda Fuensaldaña, pueblo muy cercano a Valladolid,  es conocido entre otras cosas por su incomparable gastronomía y este es una digna prueba de ello.

Por fuera parece uno de tantos restaurantes de la zona, sin embargo su encanto empieza nada mas entrar en él. Te recibe una estancia con la carta expuesta y bellamente decorada, donde está la dama sentada, de espaldas. Atravesando el pasillo y subiendo unas escaleras, llegamos al comedor,amplio, con grandes mesas (no como esos sitios donde para ponerte el vino se tienen que llevar las vinagreras, porque no caben), muy bien vestidas, y separadas entre sí para dar intimidad a los comensales.

De primero probamos, unas croquetas de bacalao, una ensalada de pimientos confitados con ventresca, pulpo al alioli, y arroz con bogavante. De segundo, bacalao club ranero, atún rojo sobre pisto de manzana atomillado con salsa de calabaza y vainilla, milhojas de cordero, manzana y foie y un chuletón.

la dama_croquetasPara empezar las croquetas, no eran esas bolitas deformes congeladas que se ven en otros sitios eran grandes, redondas.. y cuando les metías el tenedor crujientes, al abrirse dejaban paso a una bechamel tan líquida que costaba creer que hayan podido manipularlas. Acostumbrado a comer bechamel espesa rebozada (en Valladolid nos encantan las croquetas pero casi nunca las comemos, eso sí nos hartamos de bechamel rebozada) me encantó comer una especie de puré semilíquido de bacalao en el que sabías de que era la croqueta sin tener que leerlo en la carta.

Después de tan buen comienzo, la ensalada mantuvo perfectamente el ritmo. Unos pimientos jugosos y sabrosos y una cebolla impecablemente caramelizada acompañaban en perfecta armonía a una ventresca de bonito escabechada, con un monton de sabor. Espectacular.

En tercer lugar, un pulpo con alioli y pimentón, que si bien estaba en su punto de dureza, y bien de sabor, no era tan destacable como el resto de la comida por eso pasaré de profundizar en él. Por último y para terminar los primeros, un arroz con bogavante, que si bien estaba perfecto en su dureza, estaba demasiado fuerte de sabor. Pero lo alucinante es que el de la foto corresponde a un cuarto de ración, ya que íbamos 4 y nos los emplataron individualmente.

Y para acompañar la fiesta un martinvilli fresquito. Después de esta obertura comenzamos con los segundos. Un bacalao club ranero, una buena tajada de la parte alta del lomo. Terso, en su punto de jugosidad, y casi en su punto de sal. Es tan complicado que los bacalaos desalados estén en su punto...
Este tiraba a un poco salado, pero era comible, no como la salmuera que han intentado colarme en otros restaurantes. El pisto francamente sabroso, si bien escaso para el tamaño de su acompañante. El atún de excelente calidad y en su punto de cocción, aunque para mí hubiese estado mejor un poco mas crudo, si bien fallo mío por no decirlo antes y ocurrírseme después, y a la jugosidad del plato acompañaba perfectamente una salsa ácida por la manzana y dulce por la calabaza que nunca había probado y que despertaron una sinfonía de sensaciones en mi boca. Las carnes empezaron con unas milhojas de cordero, manzana y foie, la pareja manzana y foie una vez mas demostró que es una pareja perfecta, y el cordero no se veía eclipsado, y como no podía ser menos en tierra de lechazos estaba jugoso y muy tierno y con sabor.

imagenRegado con un Portia crianza vino que si bien no conocía, a partir de hoy pasará a ser parte en mi vinoteca. Debido a lo generoso de las raciones tuvimos que perdonar al chuletón, pero me comprometo a ir otra vez en breve para remediar tal ofensa. La opción en los postres, debido a lo copioso de la cena, fue limitada, dejando para otra ocasión propuestas como el coulant, la torrija, o un pastel de queso. Optamos por probar una copa de sorbetes variados. Excelentes los helados, probamos chocolate, avellana, y plátanos que si bien se dejaban comer no destacaban sobre otros que he probado en otras ocasiones, sin embargo el de vainilla con trocitos de manzana caramelizada, para enmarcar. Una auténtica maravilla.

imagenY para terminar un café, que si bien suele ser el final de todas mis comidas, no suelo comentarlo por lo irreseñable de los mismos. Pero aquí el café tiene una entidad propia, no es una excusa para alargar el tener que pagar la cuenta. Asimismo tienen un excelente orujo blanco gallego. En condiciones normales, eso sería todo, pero en este caso tengo que hacer mención al servicio de la sala, el maitre, nos decantó el vino, nos emplató el arroz, nos dio consejos sobre como repartir los platos no emplatados individualmente. En fin, impresionante. En resumen, un sitio encantador, con una comida impecable, una excelente calidad precio, y un servicio que otorga un plus al restaurante.

El 26 de Noviembre de 2011, he realizado una segunda visita a este restaurante. La carta ha cambiado considerablemente, se han introducido platos de caza y setas, acorde con la temporada, y se han cambiado tanto los entrantes como los pescados. En esta ocasión hemos probado unas gambas a la plancha dignas de la mejor marisquería, y que tenían una buena cantidad, entraban 16 gambas, no como en esos sitios donde las raciones son de 10 o 12. Hemos seguido con una crema de judías rojas con perdiz, sublime tanto la textura de la crema, como el muslito de perdiz que le han puesto. Y por último mi mujer ha probado una silla de ciervo, y yo un solomillo a la plancha. Ambas carnes en su punto, con un salado perfecto y una salsa, de frutos rojos el ciervo y de Pedro Ximénez el solomillo, como pocas veces he probado.

Aprovechando el puente de la Constitución hemos vuelto con los amigos con los que fuimos la primera vez, a fin de solucionar el tema del chuletón. El chuletón te lo traen limpio y ya fileteado y al punto elegido en plato caliente. La calidad de la carne es maravillosa. Si os gusta la carne no dejéis de probar el chuletón de este restaurante. En esta ocasión tenían otra propuesta de sorbetes igualmente apetecibles. 

En resumen un restaurante sublime, que con la rotación de la carta, hace necesario visitarlo al menos una vez por estación. Sin duda uno de los imprescindibles.

Información adicional

Leído 680 veces Modificado por última vez en Sábado, 04 Febrero 2017 18:23
Inicia sesión para enviar comentarios

Desde que tengo recuerdos, siempre has estado a mi lado, e incluso antes de lo que puedo recordar. En tu nombre y siempre junto a ti he vivido; y muchas son las vivencias en las que siempre apareces. No hay día en que no piense en ti, y si un día no te he visto... no ha sido lo mismo.


Por ello, hoy, creo que estoy preparado para reconocer la importancia que tienes en mi vida, es más, reconozco que sin ti no entiendo la vida. Y por ello quiero publicar este blog para que todo el mundo lo sepa.

LoGourmet