• ¿Recordar contraseña?
    • ¿Recordar usuario?
    • Crear una cuenta
    • O accede usando tu cuenta de
  • Regístrate
Lunes, 15 Diciembre 2014 00:30

Zamora

Valora este artículo
(0 votos)

entrada

Clasica Valladolid Una-y-no-mas

 

Una de las calles más emblemáticas, en cuanto a restauración se refiere, de mi ciudad es la calle de correos. Y sin duda uno de los establecimientos más conocidos y con más historia de dicha calle es el restaurante Zamora.

Recientemente ha reformado el comedor y para ver si el cambio exterior se reflejaba en la mesa acudimos a probar su oferta. El comedor es mucho más luminoso después de la reforma y se ha optado por una decoración sobria, con detalles de ladrillo visto. Tienen como 8 o 10 mesas. 

Nos sentamos y después de ojear la carta optamos por pedir unas croquetas de huevo, un revuelto, unos chipirones plancha, y de segundos carrilleras, secreto y solomillo.

croquetasLas croquetas eran bechamel densa y espesa, que no había alcanzado la temperatura ambiente, rebozada en la envoltura más grasienta que he probado en los últimos años. Lamentablemente son las peores croquetas que he comido nunca. Grasientas, blandurrias, y con la bechamel fría. El revuelto, plato jugoso donde los haya gracias al arte de permitir que el huevo aglutine el resto de los ingredientes pero sin cuajarlo demasiado, no se merecía tal nombre. Era más bien una tortilla rota y seca. Los chipirones tampoco estaban a la altura, chiclosos, y no sabían a nada de nada.

revueltoDespués de la decepción de los primeros pusimos toda nuestra esperanza en los segundos. Solomillo a la plancha con patatas fritas, carrillera de ternera con risotto de champiñones, y secreto ibérico con frutos del bosque. Tampoco estuvieron a la altura. La carne correosa, no voy a decir que fuese de pésima calidad, pero desde luego no era memorable, y las patatas sabían mal. ¿ Cómo se pueden estropear unas simples patatas fritas? No lo se. Pero sabían horribles. Posiblemente mala conservación o aprovechamiento de género que no debía aprovecharse o un aceite en la freidora con demasiado tiempo. Las carrilleras estaban bien guisadas y no tenían mal sabor pero el risotto sobraba. Arroz pastoso y duro que no tenía ni la temperatura que debiera. Por último el secreto no sabía a nada. Se salvaba si se mojaba en la salsa. 

Optamos por no pedir postre. 

ensaladaComo no creimos que fuese posible no haber elaborado ni un solo plato bien, decidimos volver una segunda vez para darle otra oportunidad. Para no repetir platos optamos por un taco de atún rojo, sobre crema de calabaza, cebolla caramelizada y lágrimas de aceite verde. Un arroz de boletus. Y una ensalada mixta. La ensalada mixta debería haber sido fácil. Tomate, lechuga, cebolla, patata cocida, aceitunas y atún de lata. Pues lo sencillo no lo fue tanto ya que al cocinero le dio por ponerse creativo con la vinagreta, e hizo una vinagreta de pimentón demasiado subida. Con lo que toda la ensalada sabía a pimentón. El atún no era rojo, sino un primo lejano, bacoreta y tenía el mismo problema del que adolece toda la cocina de este lugar un exceso de aceite, no eran lágrimas de aceite era el orinoco de aceite. Por último el arroz no estaba tampoco como para recordar. El sabor de los boletus era rico pero el arroz no tenía la textura adecuada, estaba pasado pero duro. Fruto seguramente de utilizar un arroz inadecuado.

Para colmo barato no es tampoco. Lo único destacable en positivo es que el encargado del comedor es amable y está pendiente de que todo esté a tu gusto.

En fin, pese a los cambios en el establecimiento la reforma más necesaria no ha sido acometida. Desde luego para mí es una y no más.

 

 

Información adicional

Leído 591 veces Modificado por última vez en Miércoles, 12 Septiembre 2018 13:14
Inicia sesión para enviar comentarios

Desde que tengo recuerdos, siempre has estado a mi lado, e incluso antes de lo que puedo recordar. En tu nombre y siempre junto a ti he vivido; y muchas son las vivencias en las que siempre apareces. No hay día en que no piense en ti, y si un día no te he visto... no ha sido lo mismo.


Por ello, hoy, creo que estoy preparado para reconocer la importancia que tienes en mi vida, es más, reconozco que sin ti no entiendo la vida. Y por ello quiero publicar este blog para que todo el mundo lo sepa.

LoGourmet